Europa

Patrimonio y diversidad sin igual

América

Un continente, dos mundos opuestos

Asia

El exotismo oriental.

Oceanía

Los lejanos mares del sur

Africa

Tierras de contrastes

domingo, 2 de diciembre de 2018

Polaciones; de Lombraña al embalse de la Cohilla


En los confines de Cantabria, lindando con la provincia de Palencia, enclavado entre las cordilleras de Peña Labra y Peña Sagra, se encuentra Polaciones. A este municipio se llega tras serpentear por una carretera de pronunciadas curvas que salva la garganta del valle alto del río Asón y que ofrece unas increíbles vistas del valle y de la impresionante obra de ingeniería que es la presa del embalse de la Cohilla. Varios enclaves poblacionales se distribuyen a lo largo de este vasto ayuntamiento, todos con un carácter eminentemente rural, ganadero especialmente, y que ofrecen unos bellos paisajes.
Leer más...

lunes, 26 de noviembre de 2018

Tudanca; inmersa en la tradición rural cántabra


Cantabria está llena de opciones y variedad para pasar un soleado domingo de este, ya avanzado,  otoño disfrutando del aire puro, los verdes e infinitos paisajes que componen  prados y  montañas que abrazan los valles y cómo no, de la gastronomía autóctona de la zona. Esta vez nos decantamos por pasar la jornada dominical en  la lejana localidad de Tudanca, encaramada a las laderas del bellísimo Valle del Nansa. Esta pequeña aldea fue declarada merecidamente conjunto histórico nacional en el año 1983 y como veremos más adelante, y a pesar de su pequeño tamaño, ha estado íntimamente ligada a la literatura española del siglo pasado.

Leer más...

lunes, 9 de julio de 2018

Bárcena Mayor; uno de los pueblos más bellos de España


Situado a las puertas del  Parque Natural del Saja-Besaya y junto al Río Argoza, Bárcena Mayor es un pueblo increíblemente bello y preservado en un estado de conservación maravilloso en el que apenas viven permanentemente 80 personas. Merecidamente posee el título de uno de los pueblos más bonitos de España y es un buen ejemplo de la vida en los pueblos montañeses, por su arquitectura y por su trazado de calles, por su situación en lo profundo del valle y por su carácter etnológico. Aunque este último ejemplo ha decaído en los últimos años debido a la presión turística. Llegar al corazón de Cantabria es muy sencillo, por las buenas carreteras existentes, y una experiencia de conducción inolvidable, por la maravilla de paisajes que te vas encontrando a medida que devoras kilómetros. Bellos pueblos, ríos caudalosos, valles, montañas, prados o "praos" como se dice por aquí, innumerables fincas llenas de vacas rubias y tudancas pastando a sus anchas.....y sobre todo paisaje y más paisaje.

Leer más...

martes, 12 de junio de 2018

Celis; puerta de entrada a las Cuevas de Chufín y del Soplao


Este pequeño pueblo emplazado a orillas del Río Nansa, en el valle del mismo nombre, en el corazón del occidente de Cantabria, y a las puertas de la famosa Cueva del Soplao y de la Cueva de Chufín, esta última Patrimonio Mundial de la Humanidad, apenas posee 200 habitantes. Su arquitectura es realmente bella con magníficas casas montañesas con adornadas balconadas hechas en fuerte roble y su vida sumamente tranquila.. Pasear por sus pequeñas calles y sus fincas colindantes donde el ganado vacuno y caballar pace tranquilamente en sus verdes "praos" es un verdadero placer para los sentidos. Su iglesia parroquial que data del siglo XVII  posee en su interior  un altar barroco profusamente decorado. Al igual que el edificio parroquial dedicado a San Pedro, el resto de las casas y construcciones de Celis se encuentran en perfecto estado de conservación estando la inmensa mayoría ocupadas, muy alejado de la imagen de pueblos abandonados,  brindando todo ello una imagen de un pueblo vivo y con carácter. Una de las más representativas es la Casa de La Campona, con su escudo blasonado y es el mejor ejemplo de estilo barroco montañés. La fotografía de cabecera muestra la fachada de la casona. 

Leer más...

jueves, 10 de mayo de 2018

Auschwitz y Birkenau; el recuerdo del horror


Tras nuestro paso por la preciosa ciudad de Cracovia -pinchar aquí para leer el artículo de Cracovia-  nuestro "road trip" por las carreteras polacas continuaba hasta una de las citas ineludibles en todo viaje que se haga a Polonia. Y digo ineludible no por el componente lúdico o cultural ni mucho menos, sino más bien por un componente moral, de aprendizaje, de conmoción y también aleccionador, en suma un componente de vida en un lugar que sobre todo significa muerte. Todo eso y más simboliza Auschwitz y su hermano mayor Birkenau. Para poder visitar los campos de concentración nazis es imprescindible  concertar la visita con antelación a través de internet y recomendable llegar con bastante antelación ya que el paso de controles de seguridad ralentiza el acceso y forma colas, sobre todo en la temporada alta de turismo. Las visitas guiadas se efectúan en los principales idiomas y entre ellos por supuesto está el español con lo que no nos perderemos ningún detalle sobre la infame historia de Auschwitz. Y lo primero que te encuentras al acceder al recinto es el célebre cartel "arbeit macht frei" que traducido al español viene a ser "el trabajo os hace libres".
Leer más...

miércoles, 25 de abril de 2018

Cracovia; escapada a la Mina de Sal de Wieliczka


Este nuevo día en Cracovia amanecía nublado y algo plomizo aunque acompañado de muy buenas temperaturas. Desafortunadamente el astro rey había decidido privarnos de esa luz tan maravillosa  que siempre favorece unas buenas fotografías. Tras recorrer el día anterior los principales monumentos de la ciudad   -leer aquí el post de Cracovia-,   el objetivo principal de este segundo día era visitar las Minas de Sal de Wieliczka, y para ello habíamos reservado la visita guiada en español a primera hora de la tarde, algo casi imprescindible en temporada alta ya que las visitas en español están limitadas. Si  no se reserva con antelación se corre el riesgo de tener que hacerla en polaco o con suerte en inglés. Mientras llegaba la hora, y ya que la parada de autobús que va al pueblo de Wieliczka se encontraba muy cercana a la Plaza del Mercado, decidimos pasar parte de la mañana disfrutando de la enorme y preciosa plaza, de sus edificios emblemáticos, de sus bonitas calles adyacentes y de alguna que otra cervecita en las terrazas que rodean la plaza.

Leer más...

viernes, 13 de abril de 2018

Cracovia; descubriendo la ciudad


Tras dejar atrás la regiones italianas del Piamonte y la Lombardía en las que gastamos los primeros días de viaje, un vuelo de Ryanair nos trasladaba hasta la bella ciudad polaca de Cracovia. Esta ciudad sería el punto de partida del comienzo de nuestro "road trip" a través de las carreteras polacas visitando algunas de las ciudades y regiones más interesantes de Polonia. Pero primero tocaba explorar la ciudad a la que Juan Pablo II estuvo tan unido durante toda su vida. La visita a Cracovia casi siempre comenzará por la maravillosa Plaza del Mercado, y seguramente después se opte por desfilar por la larga calle Grodzka que desemboca en la colina de Wawel lugar donde está emplazado el castillo del mismo nombre y la catedral gótica. Y eso mismo hicimos nosotros para no complicarnos en ese primer día, con la salvedad de perdernos por algunos pasajes y callejones del centro de Cracovia.
Leer más...

martes, 20 de febrero de 2018

Marrakech (2); el zoco, el Museo de Marrakech y ......................... los Jardines Majorelle.


Otro día en Marrakech que comenzamos con un completo y sabroso desayuno en nuestro riad en La Medina. El día anterior lo habíamos dedicado a la parte sur de la ciudad vieja -Pinchar para leer la entrada de Marrakech y sus palacios- y este nuevo día tocaba el norte de la misma. Tras coger fuerzas nos dirigimos hacia el Zoco de Marrakech para perdernos por sus estrechas y enrevesadas callejuelas llenas de tradición y sabor antiguo. Sus incontables comercios de todo tipo y talleres de oficios tradicionales dotan a esta parte de la Medina de Marrakech de una magia difícil de explicar, llena de vida y color. Conviene no marcarse tiempos, disfrutar de la experiencia pausadamente. Correr aquí es perderse los detalles y matices que son el germen cultural de la ciudad y del país, y que hace de Marrakech -y de todo el Magreb en general- una ciudad o una zona  enormemente rica en su cultura de comercio tan arraigada en estos pueblos.

Leer más...

miércoles, 7 de febrero de 2018

Marrakech (1); Palacios de Badii y de Bahía, el Mellah y Jemaa el Fna de noche


Marrakech es una de las ciudades más emblemáticas del norte de África, en eso no hay duda, y lugar de reunión de buena parte de las celebridades europeas y americanas, donde pasan o pasaban largas temporadas en sus lujosas residencias. Hasta la fecha no nos habíamos planteado planificar un viaje por la geografía de Marruecos, pero esta escapada de tres noches a Marrakech nos va a hacer replantear esa decisión inicial, y más viendo todo lo que nuestro país vecino puede ofrecer al visitante. Desde el primer momento en que Ryanair anunció la apertura de una nueva ruta a Marrakech desde Santander me puse manos a la obra para ver en que fechas podíamos encontrar unos días para viajar al Magreb, y después de una bajada puntual del precio de los billetes en el puente de la Inmaculada no lo dudamos. Tras aterrizar por la tarde e instalarnos en nuestro riad en la Medina, aprovechamos nuestras primeras horas en la ciudad roja -que no fueron muchas- para dar un paseo nocturno e ir a cenar a la que a la postre sería uno de los mejores restaurantes donde comimos, el Zeitoun Café, y con unas vistas espectaculares de la Plaza Jemaa el Fna. Y la razón de que no fueran muchas horas la primera tarde fue que nos tiramos cerca de 90 minutos esperando para pasar el control de pasaportes -que llegaran tres vuelos a la vez no ayudó-, más otros veinte minutos buscando nuestro transfer y otros veinte más en llegar a nuestro riad en el lío de calles de la Medina.
Leer más...